Parte de la transformación que Dios hace nos lleva a ver aspectos de nuestras vidas que a veces no los consideramos “importantes” o “relacionados” con Dios, uno de ellos es nuestra sexualidad.

Te invitamos a escuchar esta interesante charla: